Aborto y homosexualidad en la agenda de los presidenciables

presidenciables_2012

 

Por Nahúm Fernando Hernández Gallegos*(@NapsterX4)

 

Para unos, Andrés Manuel López Obrador representa una izquierda mocha, que no representa verdaderamente las causas progresistas y las tendencias mundiales frente a dichos puntos. Para otros, es una falta de visión de su plataforma política. Para unos más, como yo, es una estrategia política muy bien establecida, y que no todos ven de esta manera.

 

Y es que si nos ponemos a reflexionar sobre algunos puntos, podemos dilucidar el porqué de este comportamiento de López Obrador. Para comenzar, debemos partir de la premisa de que los derechos civiles son producto de un proceso social de varias etapas, y no se dieron de la noche a la mañana. Desde la Ilustración, la Revolución Francesa y Americana, pasando por los movimientos civiles de los años 60 hasta nuestros días, todas estas ideas y conglomerados de libertades han sido parte de un proceso que las sociedades occidentales han vivido de manera latente.

 

Lamentablemente, en Latinoamérica los movimientos por los derechos civiles siempre han sido reprimidos por el Estado, y en el caso particular de México, son relativamente nuevos, y tienen menos de 20 años que los conocemos. No se podía hablar de un verdadero ingreso de México en el terreno de los derechos humanos hasta que EE.UU. y Canadá presionaron por incluir la cláusula de gobernabilidad en el TLCAN en 1995, para tener una idea de cuan joven es nuestro tránsito por estos menesteres.

 

El camino hacia los derechos humanos ha sido todo un proceso desgarrador, debido a dos factores principalmente: 1) a que nunca hubo (ni ha habido) respeto al estado de derecho;  y 2) a la naturaleza profundamente conservadora de nuestra sociedad. Es decir, los movimientos por los derechos humanos no son parte de nuestro ADN social, y mucho menos los derechos civiles de vanguardia como el aborto y las parejas del mismo sexo. Apenas si estamos “en vías” de aceptar la igualdad entre hombres y mujeres…

 

Pero en fin, no hablo justificando a AMLO, sino hablo de la estrategia que está siguiendo con respecto a este tenor. Y digo que es estrategia porque tanto él como los otros candidatos, están al tanto de cuáles son nuestras conductas sociales con respecto a tal o cual tema. Hay personas que con menos de 30 años de edad, piensan que el país siempre se ha desenvuelto en esta dinámica social cuando lo cierto es que antes las mujeres no estudiaban para quedarse como amas de casa, y pobre del hijo que resultara ser homosexual, o a taparle el ojo al macho, botarlo o dejarlo a un final incierto. En el México profundo estos temas todavía son tabú, incluso en familias urbanas con generaciones nacidas de los 50 hacia atrás en el tiempo, y que no comprenden que es difícil un cambio estructural de esta magnitud en el pensamiento colectivo.

 

Hablando específicamente, a López Obrador se le sataniza por vetar un proyecto de ley para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo en 2004, promovido por Enoé Uranga (PRD) desde la Asamblea Legislativa del DF. (Pueden ver un estudio aquí) Si bien es cierto que la Iglesia presionó sobre este tema, López Obrador no vetó dicha ley por tener arreglos con estos poderes fácticos, sino porque ya estaba sonando su candidatura para la presidencia de la República de 2006; hubiera sido un suicidio político antes de comenzar. Ningún  político mexicano en sus cinco sentidos hubiera hecho lo mismo con base en el conocimiento de la sociedad mexicana que les mencioné anteriormente.

 

Y en este contexto, me pongo a reflexionar sobre si el Sr. López Obradores homofóbico y machista, a lo que empiezo por responder que él nunca ha reprimido los derechos de ningún grupo durante su larga vida pública, y aunque durante su gestión como Jefe de Gobierno del Distrito Federal vetó la resolución para permitir los las uniones civiles del mismo sexo, no hizo algo para "blindar" el proceso ni tampoco para alienar el camino de los derechos ya obtenidos por la comunidad LGBT en el DF o de las mujeres en su conjunto. La cuestión es ver en perspectiva que también hay poderes fácticos de gran presión conservadora, empezando por la Iglesia Católica Apostólica Romana y asociaciones civiles ligadas al panismo, el movimiento sinarquista, entre otros, que tienen gran capacidad de emplazar a las masas y hacer un cocowash masivo para “defender los valores y a la familia”.

 

Por otro lado, AMLO habla de que se someterá a consulta ciudadana y a referéndum este tipo de situaciones, y es una movida política inteligente para no descartar los votos que podrían desvincularse si apoyara abiertamente estos temas. Aquí es donde si no existe ya una convergencia ideológica desde mi punto de vista: estos derechos no están a consulta popular, son reclamos de minorías, derechos de una población desprotegida que necesita del poder del Estado para que exista la igualdad entre hombres y mujeres, y parejas del mismo sexo y que no sean considerados ciudadanos de “segunda clase”.

 

Las posiciones de los presidenciables

 

Hagamos ahora una comparativa más amplia con Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota. Existe, por supuesto, una diferencia abismal en cuanto a estas opciones. Hablando de Josefina, en general sabemos cuál es la línea neoconservadora de su partido donde no se aboga ni siquiera por proteger a dichas minorías, y en cambio, en nombre de la familia, se hace todo lo posible por detener el avance de los derechos de las mujeres y homosexuales, como se hace con los blindajes contra el aborto (incluyendo pena de cárcel a quienes lo hagan) en distintas entidades de la república como Jalisco, Guanajuato y Querétaro. Propuestas sobre la equidad y el respeto y tolerancia a las diferencias son nulas por parte de Vázquez Mota, quien en su campaña ofrece un marketing torcido haciendo referencia irónicamente a su condición de mujer.

 

Por otro lado (y peor aún) tenemos que el ex gobernador del Estado de México carece de una ética personal en cuanto al respeto por las minorías sexuales, más específicamente por el caso del ex director de una secundaria en Ecatepec, Agustín Estrada, caso documentado por Televisa en el 2009 por la periodista Denise Maerker, y del cual ya no se ha sabido nada. (Pueden verlo en YouTube aquí) Por otro lado, CNN documentó que en 5 años de gobierno, hubo 922 feminicidios en el Estado de México, situación que el mismo candidato priista ha minimizado en diferentes medios (Nota completa aquí). No existe entonces certeza de que Peña Nieto abogará ni por mujeres ni por homosexuales, eso queda claro con su paso por la gubernatura del Estado de México.

 

Colofón

 

Para finalizar, yo encuentro una perspectiva positiva en la posición de López Obrador: en caso de que llegue a la presidencia, garantizaría el pleno respeto al estado de derecho, como lo ha venido demostrando desde siempre.

 

Y esto ya es una ganancia enorme en lo que respecta a derechos humanos, porque están bien apuntados en las garantías individuales en la Constitución Política, pero no se aplican ni se hacen valer en la realidad. Tenemos un compendio jurídico para la protección de minorías étnicas, religiosas, de equidad de género, preferencias sexuales e igualdad ante la ley en el Artículo 4 Constitucional, pero no se hace valer.

 

Con los otros candidatos, veo que existen condiciones para suponer que seguirán pisoteándose estos derechos. Por otro lado, hay que ser francos: nuestro país no está preparado para brincar un barranco que tenemos de diferencia en cuanto a derechos humanos comparados con Europa Occidental o Norteamérica. Como lo mencioné al principio, los derechos humanos son un proceso gradual y que tiene que ver con la dinámica y la estructura social, muy difícil (pero no imposible) de cambiar y transitarla. Se exige matrimonio igualitario pero no hay condiciones jurídicas para que exista igualdad y tolerancia, pues eso no cuadra. Primero lo primero: hacer cumplir la ley.

 

* El autor es Lic. en Relaciones Internacionales por la Universidad de Guadalajara. Académico de Política Internacional y activista social.

Entradas Relacionadas

Comentarios
Top