Diversidad sexual: tema espinoso para López Obrador

AMLO3

Por José Eduardo Rodriguez Pérez*
El pasado 9 de Enero el precandidato único de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador tuvo un encuentro con miles de jóvenes y estudiantes de todo el país aglutinados en la organización MORENAJE.

Solo entonces y fuertemente presionado tanto por decenas de asistentes que ondeaban banderas del arcoíris, como por varios oradores jóvenes que hablaron abiertamente a favor de las reivindicaciones políticas y sociales de la comunidad de la diversidad sexual mexicana, es que el tabasqueño se vio obligado a tocar el tema. A la pregunta expresa de ¿cuál era la propuesta del proyecto alternativo de Nación para la comunidad LGBT?, López Obrador, caracterizado por rehuir el tema en múltiples ocasiones es que titubeante, dirigió unas breves palabras.

Para sorpresa de propios y extraños su respuesta fue descabelladamente absurda, incluso más de lo que muchos esperábamos. Propuso que los temas “espinosos” y que polarizan a la población deben ser sometidos a una consulta, pero no a la consulta con especialistas que puedan dar certeza sobre el impacto real que implica reivindicar las demandas de la diversidad sexual, sino a una consulta referéndum. Es decir, los derechos de un sector de la población sujetos a decisión de las mayorías.

López Obrador que tuvo que hacer frente a un auditorio que pasó del enérgico apoyo cuando hablaba de educación y salud, al molesto silencio que generaron sus declaraciones en el tema de la diversidad sexual, insistió que el Movimiento de Regeneración Nacional está conformado por católicos, evangélicos de todas las denominaciones y otras religiones, y que por lo tanto él no podía posicionarse sobre un tema polémico a favor o en contra, y nuevamente remató que de ganar la presidencia de la república sometería estos temas al referéndum y al escrutinio del pueblo.

Las declaraciones de López Obrador alabadas por quienes insisten en capitalizar el voto cristiano hacia el candidato de las izquierdas (y que de hecho le construyen una candidatura desde una estructura electoral que juega con simbolismos fuertemente interiorizados por el pueblo mexicano como es la expresión “MORENA” que hace referencia a la virgen mestiza y donde el discurso se centra en temas como “el amor al prójimo”), y repudiadas por los sectores de la población mas progresistas y que en pro de la unidad se sumaron al tabasqueño luego de la derrota de Marcelo Ebrard, muestran el profundo desconocimiento del precandidato sobre el tema de la diversidad sexual.

Aunque López Obrador se declara Juarista y menciona al ex presidente indígena constantemente, olvida o quiere ignorar que dicho héroe Nacional impulsó las leyes de reforma que obligaron al Estado a asumir temas hoy de orden civil que entonces eran administrados por la iglesia, siendo uno de los más importantes el registro de matrimonio. Llevando dichas reformas a la actualidad ¿Cómo se va a someter a discusión de las religiones en México un tema que compete únicamente a la autoridad civil?

Este debate lo hemos tenido en múltiples ocasiones con varias iglesias, insistiendo que si ellos en su comunidad religiosa no avalan el matrimonio entre personas del mismo sexo están en la libertad de que así sea, pero que jamás, bajo ninguna razón pueden exigir que ese precepto religioso alcance el orden civil.

Ya que este le corresponde únicamente al Estado constitucionalmente declarado laico y desde hace unos meses obligado a no permitir la discriminación por ningún motivo, incluido el de la preferencia sexual.

López Obrador, como muchos otros políticos desconocedores de la agenda LGBT centra su atención únicamente en el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero nada dice sobre la importancia de hacer valer la educación científica y laica que nos permita luchar contra los prejuicios que pesan en torno al tema de la sexualidad y de la diversidad sexual.

Tampoco nada dice y nada dijo sobre el papel que juega el Estado para hacer valer el articulo primero constitucional sobre no discriminación. Menos sabe y menos dice de la importancia de instruir a sus legisladores para que de ganar la presidencia de la república se impulse entre muchas otras cosas que hace falta, una iniciativa de ley a favor de las personas transexuales y de su derecho a tener una identidad sexogénerica acorde con la que viven, que permita poner fin a su ilegalidad en su propia tierra.

En fin, en la republica amorosa estamos todas y todos, aunque no esté propiamente la agenda de todas y todos.

Yo no acuso a López obrador por su irrisorio discurso Juarista cuando es evidente que quiere quedar bien con la(s) iglesia(s), pero simplemente creo que debería asesorarse más, después de todo su equipo de campaña está lleno de destacados defensores del Estado laico y de los derechos de la comunidad LGBT que pueden ayudarle a ser mas congruente en el tema.

Y que además le permita asumir todos los compromisos que implica ser el candidato de las izquierdas, una bandera política que se toma muy en serio el tema del Estado laico, el respeto a los derechos humanos y hoy bajo una tendencia internacional, las reivindicaciones políticas y sociales de la comunidad de la diversidad sexual, un sector injustamente oprimido por los prejuicios y la cerrazón.

*El autor estudia actualmente una licenciatura en sociología, en la Universidad de Guadalajara.

Comentarios
Top